SOBRE EL AUTOR

Ana Montes Lic. en Diseño Gráfico, Líder de Diseño y Comunicación.
-
“A lo largo de mi carrera, he tenido la oportunidad de trabajar con diferentes profesiones. Me interesa estudiar cada proyecto con sus necesidades específicas en relación al diseño. Cada vez encuentro más evidente que para impactar al usuario, no basta con diseñar proyectos visualmente atractivos; es necesario buscar la generación de una experiencia gratificante desde un enfoque social 

Cuando hablamos de diseño, generalmente pensamos en los productos que se fabrican y venden a los consumidores por parte de la industria. Sin embargo, un número creciente de diseñadores ha comprendido la importancia de la "responsabilidad social" tanto en su trabajo como en la profesión. Esto significa adoptar un enfoque centrado en las personas, diseñando para y en colaboración con ellas, que vaya más allá del simple beneficio de una transacción comercial de bienes o servicios. 

El diseño social es un enfoque multidisciplinario que combina principios y métodos del diseño con el objetivo de abordar problemas sociales y mejorar la calidad de vida de las personas. A diferencia del diseño convencional que se centra principalmente en la estética y la funcionalidad de los objetos, éste se enfoca en la creación de soluciones innovadoras y sostenibles para desafíos sociales complejos. 

La ideología de Victor Papanek y el diseño social

Existen diferentes autores e historiadores que han abordado y desarrollado este tema, pero nos enfocaremos en Victor Papanek, uno de los principales defensores y exponentes del diseño social. Su trabajo y pensamiento influyeron en la forma de abordar el diseño para resolver problemas sociales y mejorar la calidad de vida de las personas, especialmente aquellas que se encuentran en situaciones desfavorecidas o marginadas. 

Papanek es conocido por su enfoque en el diseño responsable y la ética en la profesión del diseño. Su obra más influyente es el libro "Diseñar para el mundo real" (Design for the Real World), publicado por primera vez en 1971. En este,  Papanek critica la forma en que el diseño ha sido utilizado a menudo para promover el consumismo y la obsolescencia planificada, en lugar de resolver problemas reales de la sociedad 

Conceptos clave de Papanek

1. Énfasis en el diseño centrado en las personas: Buscar un enfoque del diseño que ponga las necesidades humanas y sociales en el centro. El diseño debería ser sensible a las condiciones y realidades de las personas y comunidades para las que se está diseñando.

2. Diseño responsable y ético: Papanek cuestionó la responsabilidad social de los diseñadores y los incitó a considerar las implicaciones éticas y ambientales de su trabajo. Criticó el diseño superficial y desechable que promovía el consumismo y defendió un enfoque más responsable y sostenible. 

3. Diseño para todos: El diseño debe ser accesible para todos, independientemente de su edad, género, capacidad o situación socioeconómica. Buscar la eliminación de barreras y crear soluciones inclusivas. 

4. Diseño participativo: Reconocer que las personas que viven las realidades de un problema son las más capacitadas para abordarlo. Papanek promovió la participación comunitaria en el diseño. Consideró que las soluciones más efectivas provienen de una colaboración cercana con las personas afectadas. 

5. Sostenibilidad: Reducción del desperdicio, uso responsable de los recursos y diseño de productos que sean duraderos y reparables. 

Pruebas volumétricas de edificaciones en Ciudad Inteligente, Cafeína Design con herramientas de I.A.

Balance entre diseño comercial y social

El diseño social surge como una alternativa al enfoque comercial del diseño, pero esto no implica que sean conceptos completamente opuestos. Más bien, involucra una redefinición de los objetivos que busca el diseño comercial y la forma en que se afrontan dichos retos. 

Equilibrar el diseño social y los negocios puede ser un desafío, pero es posible crear diseños con conciencia social y ambiental de manera comercialmente viable. Para lograr esto, es fundamental mantener un enfoque coherente en los valores y objetivos del proyecto. Si el proyecto tiene un propósito genuino y un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente, será más probable atraer a clientes que valoren y respalden esos esfuerzos.  

Esta metodología de diseño puede ser aplicada en distintas ramas de la industria creativa. Aquí algunos ejemplos de diseño social en México:  

Arquitectura

“Parque de Fresnillo” por Rozana Montiel y Alin V. Wallach. Solución a un canal bloqueado e inaccesible. Se transformó el espacio, volviéndolo accesible, funcional y seguro para la comunidad. (Ejemplo y fotografías obtenido de ArchDaily) 

Diseño industrial

Proyecto “Innovando la Tradición A.C.” Oaxaca. Colaboración entre artesanos, diseñadores y artistas; su fin es contribuir a la resiliencia de las comunidades alfareras de Oaxaca. (Ejemplo y fotografía obtenidos de la revista Código)

Ingeniería

Proyecto “Isla Urbana” CDMX. Surge como respuesta al problema de acceso y administración del agua en la Ciudad de México. (Ejemplo y fotografía obtenidos de la revista Código) 

Conclusión

El diseño social no debe ser visto como una tendencia, sino como una metodología básica al desarrollar cualquier tipo de proyecto. Como diseñadores, tenemos la responsabilidad de utilizar nuestras habilidades al servicio de las necesidades de las personas y del medio ambiente, no únicamente fines comerciales.  

Si queremos generar un impacto real en la sociedad y el medio ambiente, no será suficiente con optar por materiales de bajo costo. Es necesario adoptar un enfoque social integral que permita aprovechar nuestras habilidades y conocimientos para abordar los desafíos sociales y contribuir de manera positiva a la sociedad. 

¿Quieres conocer más de este tema?
Contáctanos

    This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.